Menu +

Cómo escoger la mejor residencia de ancianos

Ha llegado la hora de escoger residencia. De elegir la que de ahora en adelante será nuestro hogar o el hogar de alguna persona que estimamos. Por su trascendencia, no es un paso fácil y hace falta que nos informemos y meditemos cuidadosamente cuál es el centro que más nos convence, teniendo en cuenta, sobre todo, las necesidades y las preferencias de la persona que tendrá que residir. ¿En qué aspectos nos tenemos que fijar cuando visitamos una residencia ancianos barcelona? Qué tenemos que preguntar al personal que nos atienda?

Uno de los aspectos clave a la hora de escoger el centro es su emplazamiento. En este sentido, tendremos que tener en cuenta si es fácil y rápido acceder, especialmente desde el lugar donde viven los familiares y amigos de la persona que residirá. Tenemos que averiguar también si está muy comunicada mediante el transporte público y si hay espacios alrededor donde poder salir a pasear.

La primera impresión es la que cuenta

A pesar de que hayamos sentido muchos golpes aquello que las primeras impresiones engañan, el cierto es que sólo con un vistazo cuando visitamos la residencia nos podremos hacer una idea sobre algunos aspectos de su funcionamiento y de cómo se debe de vivir. Por ejemplo, nos tenemos que fijar si es limpia y tiene un olor agradable, si está muy amueblada, si se observa actividad o si los residentes parecen estar contentos y muy cuidados.

En cuanto a la cuestión de la asistencia, tenemos que contrastar las necesidades de la persona que hay de ingresar con aquello que ofrece el centro. Así, cuando hacemos una visita, nos tienen que informar de si existe un plan de asistencia personal para cada residente, de si trabajan con la Atención Centrada en la Persona o de cada cuando tiempo se revisan las necesidades de asistencia. También nos puede interesar conocer si es posible que los familiares estén involucrados en la toma de decisiones sobre la cura del residente.

Otros aspectos a considerar son si hay asistencia médica diaria, enfermería 24 horas al día o baños adaptados. También hay que ver si cuenta con servicios (y con qué frecuencia) de profesionales como fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, psicólogos, trabajadores sociales o peluqueros.

Características de los lugares comunes

Cuando hagamos la visita a la residencia, es importante que nos fijamos en las características de los espacios colectivos, donde el residente hará gran parte de sus actividades y dónde tendrá lugar su vida social. Tenemos que ver si existe una zona al aire libre donde pueda estar, un gimnasio donde pueda hacer rehabilitación, una sala tranquila donde ver la televisión, espacios donde puedan recibir las visitas… también tendríamos que tener en cuenta si las diferentes áreas tienen acceso para sillas de ruedas y caminadors y disponen de pasamanos, si es fácil acceder a los varios baños y si también tienen pasamanos.

Las habitaciones en residencias de ancianos

Este es un espacio fundamental, el rincón de intimidad del residente y donde tiene que sentirse cómodo y a gusto. Cada cual tiene sus gustos, requerimientos y presupuesto, pero algunas de las características en que generalmente nos fijamos es si las habitaciones son luminosas y espaciosas, si están muy amuebladas y si están limpias. También es importante ver como están equipadas o qué posibilidades tenemos para equiparlas nosotros. Es decir, si tienen televisor o teléfono (o bien si existen las conexiones porque los podamos poner) o si disponen de cama articulada, de armarios individuales, etc. Así mismo, tendríamos que preguntar si el residente puede pedir un cambio de habitación.