Menu +

¿En qué casos puedo necesitar un abogado fiscal?

En efecto, el contratar los servicios de un abogado a tiempo puede darle un giro bastante positivo a los inconvenientes legales por los que se pueda estar pasando, así que en esta oportunidad hablaremos un poco sobre los casos en qué se necesita un abogado fiscal (corporate lawyer barcelona en inglés) debido a que al tratarse de una especialidad del derecho que tiene que ver con procedimientos administrativos, tesorerías, impuestos y créditos fiscales entre muchos más aspectos, resulta ser por consiguiente una de las áreas que mayor cantidad de consultas genera por parte de la ciudadanía.

Es de tener en cuenta que el profesional que se desempeña como abogado fiscal dispone de los conocimientos y habilidades para asesorar y representar tanto a empresas como a particulares, ya que es el mundo financiero el que le ocupa y el que le permite ser de tanta utilidad para el grupo social en el que se esté desenvolviendo.

Casos que implican la intervención de un abogado fiscal

Puesto que estamos haciendo referencia a especialistas en el área fiscal, todas aquellas personas tanto físicas como jurídicas que se encuentren manejando inquietudes sobre declaraciones de impuestos, elaboración de la planificación fiscal, aumento del capital de una empresa, asesoría sobre acciones, procedimientos de recaudación y de ser necesario inspecciones fiscales pueden acudir con toda tranquilidad para ser debidamente orientados respecto a los pasos a seguir para una solución definitiva.

Cabe señalar que entre los muchos otros alcances de un abogado fiscal se encuentra la regulación para la obtención de ingresos y el gasto de los mismos, además de emitir sanciones y recomendaciones. Así pues, estos juristas pueden moverse tanto en el sector privado como en el público a partir de su dominio del derecho fiscal y tributario.

Pautas para elegir un buen abogado fiscal

Si bien la ambigüedad de las leyes y los constantes cambios que se dan en el ámbito legislativo pueden dificultar un poco los procesos, mientras se lleve a cabo una elección idónea del asesor fiscal, las cosas podrán marchar de manera eficiente.

  • Precio: las tarifas de la asesoría por supuesto han de ser un punto a considerar ya que no podemos ignorar que estas suelen ser un poco altas. Lo importante es no perder de vista que un profesional con experiencia y un buen historial, es aquel que valora su labor y por lo mismo cobrará lo que corresponde.
  • Proactividad: además del papeleo y de los trámites, un buen profesional también se ocupa de atender bien a su cliente y mantenerlo al tanto de lo que ocurre.
  • Confiabilidad: es algo vital pero difícil de medir si es la primera vez que tienes contacto el abogado, lo que puedes hacer es hablar con sus clientes y buscar opiniones antes de concretar los servicios.