El sector del turismo siempre se ha caracterizado por ser un campo en el cual sus participantes siempre se destacan por ser creativos e intentar innovar en todo el sentido de la palabra, para de esta manera siempre llamar la atención de los viajeros y por ende garantizar que se acerquen a los espacios que promocionan, como lo hace Shiva Masajes.

En ese orden de ideas, una de las tendencias que paulatinamente se ha ido ganando un lugar es el turismo sexual con final feliz o happy ending, que para los pocos entendidos con la terminología, no es más que una oportunidad para trasladarse a otro lugar en el mundo de vacaciones, pero con la posibilidad de recibir una felación.

Turismo sexual con final feliz: Una propuesta innovadora

Aunque en principio no suena como una idea del todo original, pues las personas que se dedican a esta clase de actividades son tan antiguas como la humanidad en sí misma, lo que se ha pretendido con el turismo sexual que incluye el final feliz es posibilitar que las personas que no disponen del tiempo suficiente para trasladarse o que deben alejarse por largos tiempos de sus hogares, puedan recibir el servicio sin demasiados contratiempos.

Tan sólo para plantear una escena que resulta muy común en esta clase de espacios, piense en un ejecutivo muy ocupado que no dispone del tiempo suficiente para ir a un lugar especializado en esta clase de servicios y que además sólo quiere recibir una felación. Para esas situaciones hay lugares pensados específicamente para servir un café, brindar el servicio de final feliz y así garantizar que el ejecutivo de turno empiece el día con toda la energía.

Al respecto un gran ejemplo es Suiza, país en el que está ubicado el Café Fellatio, un sitio que pese a cobrar hasta 60 euros por una taza de café, suele ser visitado con regularidad por quienes buscan un poco más que una taza de esta bebida y quieren experimentan el servicio de una escort desde el primer momento del día, para así empezar con todo un agitado día de negocios.

Otra opción sobre la que se suele hablar en torno al turismo mundial es Bangkok y de modo particular sobre un sitio que lleva el nombre de Soi Cowboy, que en pocas palabras es una calle muy pequeña de 200 metros en donde hay u sinfín de locales con carteles de neón en los que se puede acceder a este tipo de servicios.

En conclusión, el turismo sexual con final feliz es cada vez más común y se extiende con el paso del tiempo a nuevos lugares del mundo, principalmente en aquellos casos en que los viajeros no disponen de demasiado tiempo.