Relajación y cultura, uno de los tándems más buscados a la hora de viajar. Un tándem muy presente en los cruceros por el río más famoso de Egipto: el Nilo. Y es que mientras disfrutamos de las comodidades de un barco como los que realizan este tipo de travesía (un barco muy parecido a un hotel flotante) podemos disfrutar de un país con una gran variedad cultural. Aún así, existen diferentes tipos de trayectos, dependiendo de los días que tengamos para realizar el crucero. Una práctica habitual es realizar un viaje de ocho o nueve días en Egipto, pasando tres o cuatro a bordo del barco. Estos viajes más cortos no son tan relajados puesto que en pocos días enseñan buena parte de las construcciones e hitos culturales del país, pero están bien si no tenemos tanta flexibilidad en los días.

Diferentes opciones para surcar el río Nilo

Circuito de tres noches: Son los “circuitos relámpago” que suelen salir de la ciudad de Asuán para llegar a Luxor. Este tipo de circuito suele incorporar las siguientes visitas:

  • Asuán: la Presa Alta, el obelisco inacabado y el templo de Filae
  • Kom Ombo: Visita al templo de Kom Ombo
  • Edfu: visita al templo de Edfu
  • Esna: visita al templo de Esna
  • Luxor: se incluyen visitas en el Valle de los Reyes, el Valle de las Reinas, el templo de Hatshepsut y el templo de Medina Abu.

El circuito de cuatro noches, además del que ya incluye el de tres noches, ofrece una visita en faluca (embarcación a vela) a la isla botánica de Kitchener, en la isla Elefantina y una excursión en el pueblo nubi. La visita a las tumbas de los nobles de Asúan también suele venir incluida. De hecho, estos puntos son los que, más o menos, se ven en los cruceros de 7 días, con la diferencia que en estos la relajación está muy presente en el viaje. Se ven los hitos con más detenimiento y sin prisas, aprovechando las horas del día en que hace menos calor. Si tienes la posibilidad, cógete este tipo de viaje, verás como descubrirás detalles y secretos increíbles.

Evidentemente, aparte del crucero por el Nilo, si visitas Egipto no puedes dejar de visitar El Cairo o las pirámides. Son tantas las cosas que vale la pena ver del país que es mejor dividir la información.